- Publicidad -

Todo lo que debes saber sobre el condón femenino

- Publicidad -

Noticias en iHeartRadio México

El condón femenino es un método anticonceptivo con las mismas funciones que el preservativo masculino, previene embarazos no deseados, pero también protege de infecciones de transmisión sexual. Aquí te contamos todo lo que debes saber.

De qué está hecho

En un inicio el condón femenino estaba hecho de poliuretano, un plástico delgado y fuerte que se ajustaba a las paredes de la vagina.

Sin embargo, ya no se produce tanto, el más comercial ahora está hecho de látex sintético y está pre lubricado con un lubricante a base de silicona.

Además, tienen un anillo en cada extremo que se ajusta sobre el cuello uterino y otro que se encuentra fuera de la vagina y cubre la vulva.

Cómo usar un condón femenino

Se sostiene el anillo interno del condón entre el dedo pulgar y el medio. Posteriormente, se aprieta el anillo y se inserta en la vagina, dejando el anillo más grande por fuera. En este video puedes ver paso a paso cómo colocar el condón femenino.

Cuál es su eficacia

Si se usa correctamente, previene embarazos no deseados e infecciones de transmisión sexual en un 99 por ciento, pero puede variar entre un 75 y 85 por ciento dependiendo del uso.

Consejos para usar el condón femenino

No se recomienda usar un condón femenino y uno masculino al mismo tiempo, ya que puede ocasionar que la fricción entre los materiales se rompan.

Tampoco se recomienda usar vaselina como lubricante, ya que también ocasiona que se pueda romper el látex y se debe usar el condón femenino desde el principio de la relación sexual hasta el final.

No olvides leer las instrucciones, comprobar la fecha de caducidad y guardarlos en un lugar a temperatura ambiente, sin humedad.

Si el condón se rompe, acude con tu médico para conocer los métodos anticonceptivos alternos para evitar un embarazo no deseado, sin embargo, no te protege de infecciones de transmisión sexual en ese caso.

Las ventajas de usar el condón femenino

Además, de prevenir embarazos no deseados e infecciones de transmisión sexual, también suele ser más económico que un condón masculino, puede utilizarse durante la menstruación, embarazo o un parto reciente.

Se puede usar horas antes de una relación sexual, como máximo ocho horas, pero sólo se puede usar una vez, después del coito es sumamente necesario retirarlo.

Otra ventaja es que no requiere ayuda de la pareja ni que el pene esté erecto, como en el caso del condón masculino y también se puede usar para tener relaciones sexuales por vía anal.

Los preservativos femeninos no se dañan por la humedad ni los cambios de temperatura. Además, en algunas mujeres el anillo externo puede estimular el clítoris.

Las desventajas del condón femenino

Debido a la fricción del condón se puede disminuir la estimulación del clítoris y su lubricación, por lo que expertos recomiendan usar lubricantes a base de agua y no hechos con derivados del petróleo.

Es posible que pueda causar irritación y alergias a los materiales, en ese caso es necesario acudir con tu ginecó[email protected] para conocer los pasos a seguir.

Además, el preservativo femenino no es adecuado para todas las mujeres, por ejemplo no está recomendado para mujeres alérgicas al poliuretano o al látex sintético, menores de 30 años, para mujeres que tienen relaciones sexuales más de tres veces por semana, mujeres con anomalías vaginales que afectan el ajuste y colocación o simplemente porque no se sienten cómodas con usarlo.

¡Tú decides!

No te pierdas: Cuántas veces debes tener sexo a la semana, según la ciencia.

Foto: imagepointfr / Depositphotos.com
- Publicidad -

No Te Pierdas: