Reflexión: El desapego emocional

- Publicidad -
Angel Ponce
Licenciado en Ciencias de la Comunicación, entusiasta, cinéfilo, amante del rap mexicano y fiel aficionado al fútbol nacional e internacional, fotógrafo amateur de conciertos y entrevistador de talentos emergentes, así como de estrellas consolidadas.

Noticias en iHeartRadio México

Foto: Depositphotos / RomanPashkovsky

Vivir desde el apego es permanecer atado y depender emocional o físicamente de algo o alguien para ser feliz.

No podemos aferrarnos al pasado, ni a las cosas, ni a las personas, porque estaremos anclados al dolor, a las perdidas y al sufrimiento.

Practicar el desapego no significa romper vínculos porque sí, sino sencillamente cuando comienzan a generar cierto desgaste emocional, estrés, es momento de replantearse y evaluar si se puede prescindir de ello, para soltar, cerrar ciclos y avanzar hacia nuevos destinos.

Vivir y ocuparse solo del presente es mucho más fácil que vivir pensando en aquel pasado que ya no podemos arreglar o cambiar y el futuro es incontrolable e incierto.

Ármate de valor, amor, tú eliges el sufrimiento o la felicidad plena, libre de apegos emocionales.

Tomar la decisión de ser libre no quiere decir que se dejen de lado los sueños, las metas, los deseos, sino ser conscientes que dependen de ti para que se realicen.

Todo está en constante cambio y debemos aprender a aceptar y dejar de intentar cambiar y controlar todo, las cosas son como son, por su orden natural y debemos dejar que fluyan, que ocurran sin pretender intervenir en su cauce.

No centres tu felicidad en función de lo que los demás hagan o dejen de hacer.

Solo podemos disfrutar de lo que hacemos aquí y ahora, cuando nuestro cuerpo y nuestra mente están alineados. Vive el momento con agradecimiento, intensamente, soltar nos permite tener espacio para recibir cosas nuevas.

El desapego es aprender a amar de una manera más sana y equilibrada, respetando las emociones y sentimientos de las demás hacia nosotros.

El poder del desapego se centra en no aferrarse u obsesionarse con algo como si fuera lo único importante de la vida, los excesos son como cadenas que privan de la libertad.

Cuando amas de verdad, respetas y dejas ser al otro, el amor deja de ser necesidad para convertirse simplemente en un sentimiento que nace, crece y no tiene que sufrirse, solo vivirse.

Deja que la vida siga su curso, fluye y acepta las cosas que no puedes cambiar, pero que son necesarias soltar para avanzar.

No dejes tu salud mental y bienestar en manos de alguien más. Cultiva tu propia felicidad, tú eres quien decide el momento de terminar o comenzar una nueva relación personal,  los cambios resultan favorables cuando nos abrimos a ellos.

En las relaciones personales el desapego es la clave para lograr vivir de manera más ligera, aceptando los cambios y aprendiendo a tomarlos como vienen, sin resistirse a ellos.

Fuente: Andy Cornejo
TW: andy11_c  
FB: Andy Cornejo
Correo: [email protected]
- Publicidad -

No Te Pierdas: