- Publicidad -

Reflexión: Momentos de soledad para experimentar el autoconocimiento

- Publicidad -
Angel Ponce
Licenciado en Ciencias de la Comunicación, entusiasta, cinéfilo, amante del rap mexicano y fiel aficionado al fútbol nacional e internacional, fotógrafo amateur de conciertos y entrevistador de talentos emergentes, así como de estrellas consolidadas.

Noticias en iHeartRadio México

Aunque para algunas personas la soledad es sinónimo de aburrimiento, tristeza, depresión, no siempre resulta ser así, alejarnos por un momento para poder estar a solas, genera múltiples beneficios en nuestra vida.      

A veces necesitamos aislarnos de todo por un momento, dejar el teléfono, la computadora, las personas, los conflictos, los problemas de lado, para brindarnos un muy buen descanso.

El separarse del bullicio de las personas, del ruido por un tiempo determinado nos ayuda a recuperar la perspectiva de las cosas y reponer energías, para entrar en contacto con nosotros mismos y equilibrarnos.

Nos permite reflexionar con calma y nos ayuda a bajarle al ritmo de vida que en ocasiones nos lleva al estrés.

Retirarte a tu habitación, meditar, salir a caminar, orar, hablarte a ti mismo, escucharte, te ayuda a reforzar tu autoestima, a entender y comprender lo que muchas veces sucede con la vida.

En la soledad pueden llegar respuestas, puedes ver las cosas desde otra perspectiva, puedes hacer un análisis de consciencia, para comprender y darle otro sentido a todo aquello que sucede y no depende de ti.

Este tipo de soledad es la más sana, ya que te permite descubrir quién eres con respecto a tus propias carencias, dolencias, talentos, virtudes.

Cuando nos encontramos solos también podemos aprovechar ese tiempo para potencializar nuestra creatividad, es el momento idóneo para poder dedicarnos a las cosas que disfrutamos hacer, descubrir fortalezas que desconocíamos, mejorar actitudes y descubrir nuevos talentos.

No se trata de eludir a los demás, sino de darse un poco de tiempo para consentirse, para estar en intimidad, haciendo una evaluación de nuestros sentimientos, pensamientos, deseos y anhelos.

Escaparse aunque sea un día a un lugar apartado, alejarse del agitación artificial y buscar el sonido natural, permite que nuestra mente se escuche a sí misma, sin ninguna interferencia.

Podemos realizar actividades que sean de nuestro agrado y que en compañía no disfrutamos de igual manera.

Resultan satisfactorios los beneficios que trae consigo saber disfrutar de la soledad, después de algún tipo de relación sentimental fallida. Aunque parezca increíble, comienzas a conocerte mejor, aprendes a estar solo, reafirmas tu seguridad e independencia.

Los momentos de soledad nos ayudan para reforzar nuestro ser interior y mejorar nuestra salud mental y emocional.

El autoconocimiento nos permite comprender mejor a los demás, mejorar nuestras relaciones personales, respetar y tolerar a nuestros semejantes.

Lo más importante es siempre buscar el punto medio entre soledad y sociedad, aislamiento reflexivo, evolutivo, para después lograr crear vínculos de amor, respeto y convivencia con las personas.

Fuente: Andy Cornejo
TW: andy11_c  
FB: Andy Cornejo
Correo: [email protected]

 

Encuentra más notas de Andy Cornejo aquí

Imagen: Depositphotos / NeonShot
- Publicidad -

No Te Pierdas: