- Publicidad -

¿Qué tan flexible eres ante los cambios?

- Publicidad -
Angel Ponce
Licenciado en Ciencias de la Comunicación, entusiasta, cinéfilo, amante del rap mexicano y fiel aficionado al fútbol nacional e internacional, fotógrafo amateur de conciertos y entrevistador de talentos emergentes, así como de estrellas consolidadas.

Noticias en iHeartRadio México

Foto: Depositphotos / william87

La flexibilidad está relacionada con la capacidad de adaptación, es un proceso que se debe ir practicando con calma.

Cada uno somos artífices de nuestra personalidad, depende de cada uno trabajar y moldear nuestro carácter poco a poco.

Contar con una mentalidad abierta, nos ayuda a generar cambios favorables en nuestra persona, nos lleva a escuchar y respetar las opiniones y creencias de los demás, nos convierte en seres humanos tolerantes, dispuestos a aceptar limitaciones para después trabajar en ellas.

Si ponemos en práctica la flexibilidad en nuestras acciones, emociones y motivaciones, seremos más felices, pues adaptarnos a las circunstancias nos permite soltar las situaciones que no dependen de nosotros y aceptarlas tal y como se van presentando.

Ser flexible es una habilidad que nos permite desarrollarnos de manera serena, nos abre nuevos panoramas para poder distinguir oportunidades, vislumbrar nuevos caminos, saborear lo diferente, atreverse a descubrir lo desconocido.

El adaptarnos a las circunstancias de la vida, nos ayuda a una convivencia más sana y enriquecedora, con las personas que nos rodean.

Seremos emocionalmente más estables, aprenderemos a escuchar y observar con mayor atención a los demás y tomaremos mejores decisiones ante cualquier situación que se nos presente.

Cuando la amistad y simpatía son el factor común entre las personas, ser flexible no cuesta mucho trabajo, lo realmente difícil, es mantener esta actitud abierta con el resto de las personas diferentes a nuestro pensar.

Poner en práctica la flexibilidad nos ayuda a mejorar nuestra calidad de vida, crecer como personas, adaptarnos a situaciones imprevistas, ajustarnos a lo que los demás piensan o sienten,  aunque no compartamos las mismas ideas.

El ser flexibles nos hace personas emocionalmente más estables, aprendemos a observar y  escuchar con atención a los demás. Tomamos lo mejor de cada situación y desechamos lo que sirve sin culpa, ni remordimientos.

Muchas veces  limitamos nuestro ser, al no permitirle ir más allá de lo normal, por miedos, inseguridades y por resistirnos a los cambios en nuestra vida.

Nos sería de mucha ayuda soltar por un instante el control y permitirnos ser más relajados para navegar hacia nuevos destinos, caminos.

Adaptarse no es tarea sencilla, ya que implica dejar algo de lo que somos y tenemos para convertirnos en alguien más.

Fuente: Andy Cornejo
TW: andy11_c  
FB: Andy Cornejo
Correo: [email protected]
- Publicidad -

No Te Pierdas: