La complicidad en pareja

- Publicidad -
Angel Ponce
Licenciado en Ciencias de la Comunicación, entusiasta, cinéfilo, amante del rap mexicano y fiel aficionado al fútbol nacional e internacional, fotógrafo amateur de conciertos y entrevistador de talentos emergentes, así como de estrellas consolidadas.

Noticias en iHeartRadio México

Muchas veces la pareja en las relaciones y las personas de manera individual, no son honestas ni con ellas mismas, por eso la llama del amor, no logra encenderse.

La intimidad emocional es lo que nos permite mantener la llama encendida en las relaciones de pareja, cuando más cómplice eres de las aventuras del otro, la conexión aumenta y la cercanía se vuelve más intima, estrecha.

Es muy importante dar afecto, mimoterapia, ternura, cariño, mirarse a los ojos, brindar abrazos que nos lleven a generar conexión, porque es ahí, donde nuestra compañero se vuelve poco a poco nuestro cómplice de aventuras, consejero, apoyo y fiel amigo.

El  autoconocimiento es muy importante en las relaciones, ser honesto contigo mismo, tener claridad de quién eres, cómo funcionas, qué te motiva, qué te inspira, qué es lo que te mueve en esta área emocional de tu vida.

Ir poco a poco  quitando máscaras emocionales, para dar paso a la vulnerabilidad de cada uno de los miembros de la pareja.

Limar el ego, para establecer hábitos que enriquezcan nuestras relaciones para crecer juntos, para lograr una complicidad al paso del tiempo.

Ya que al paso del tiempo pueden  comienzan los conflictos de pareja,  ya que  si tú no estás en contacto con tu parte interna, tu intimidad, tu ser, sí no sabes lo que necesitas, atraerás a gente igual que no sabe qué le apasiona, motiva.

Aprender a escuchar y sostener las emociones del otro no es nada sencillo, sin embargo,  cuando somos honestos con nosotros mismos y con la persona con la que compartimos una relación, las cosas fluyen de manera natural y es más sencillo de expresar y compartir nuestras emociones.

Cuando la pareja no está conectada,  la relación se comienza a marchitar, surgen los problemas, a veces el otro en su dolor, nos hiere, nos sentimos atacados, lo queremos cambiar, corregir, damos consejos sin que nos los pidan y se desata un conflicto innecesario, sencillamente porque nos tomamos las cosas personales y nuestro ego se siente ofendido, lastimado y menospreciado.

Todo lo contrario cuando la pareja está conectada, pues resulta más fácil regar la plantita, la complicidad muchas veces se da intelectualmente, buenas charlas, conversaciones de horas que se disfrutan, ambos logran acompañarse emocionalmente y sostenerse.

No tomarte las cosas personales, respetar los tiempos y espacios de tu pareja, quizá el otro tuvo un mal día, y debes ser empático para comprender la situación que atraviesa.

Es válido, decir “pienso en ti, agradezco que estemos compartiendo este tiempo juntos”, pequeñas palabras con una gran carga emocional afectiva y emotiva que comunican nuestros más íntimos sentimientos.

Cuando tienes un día no tan bueno, piensa en la primera persona a quien quieres contarle, compartirle lo que te sucedió.

Cuando más respetas la vida del otro, te vuelves más digno de confianza, respeto, así como aceptar los errores que cometemos, con humildad, conciencia y sabiduría.

Necesitamos cultivar, alimentar nuestras relaciones, si queremos mantener la llama encendida para dar el siguiente paso: convertirnos en cómplices, amigos, compañeros de viaje de nuestras parejas.

Fuente: Andy Cornejo
TW: andy11_c  
FB: Andy Cornejo
Correo: [email protected]

 

Encuentra más notas de Andy Cornejo aquí

Imagen: Depositphotos / Wavebreakmedia
- Publicidad -

No Te Pierdas: