- Publicidad -

Reflexión: ¿Cómo vivir un duelo?

- Publicidad -
Angel Ponce
Licenciado en Ciencias de la Comunicación, entusiasta, cinéfilo, amante del rap mexicano y fiel aficionado al fútbol nacional e internacional, fotógrafo amateur de conciertos y entrevistador de talentos emergentes, así como de estrellas consolidadas.

Noticias en iHeartRadio México

Foto:Depositphotos / xload

El duelo es el proceso psicológico que se produce tras una pérdida, una ausencia, una muerte o un abandono. Desde una relación de pareja o amistad, expectativas que no se cumplieron, la muerte de un animalito, la pérdida de un empleo.

Muchas personas  relacionan “el duelo” con la muerte de un ser querido, pero lo cierto es que el duelo es algo que todos experimentamos después de cualquier tipo de pérdida.

Todos somos diferentes y hay personas a las que les cuesta más tiempo que a otras procesar su duelo.

La pérdida en estas personas se manifiesta entre otras formas en llanto, negación, ira, resentimiento y depresión.

Por lo general el proceso de cualquier duelo lleva consigo: negación, tristeza, negociación, desesperación y aceptación para lograr encontrar en algún momento paz y tranquilidad en el alma y corazón.

Después de la muerte de alguien cercano, es normal sentir todo tipo de emociones, tristeza, rabia, frustración, remordimientos, dolor.

Pareciera  que nunca vas a poder salir de ahí, pero todo lo que comienza tiene un final, terminar no es olvidar, ese es uno de los grandes temores  de las personas que se enfrentan a la muerte de un ser querido, al principio se sienten alejados de la realidad, como si estuvieran  en una pesadilla de la cual quisieran despertar, no lo pueden creer.

En casos más drásticos es posible que el duelo no se pueda superar por los propios recursos ni aun con el apoyo de la familia y se debe buscar ayuda profesional y recurrir a terapia para superar el duelo.

Cuando el duelo se prolonga, muchas personas  se quedan atrapadas en la tristeza y el dolor por la pérdida de un ser querido.

Consolar a alguien que ha sufrido la pérdida de un familiar, amigo, cercano, no es nada fácil, pero es de suma importancia que la persona afectada sienta el cariño y el apoyo de las personas que la quieren en este duro trance que se vive.

Quizá puede necesitar expresar sus sentimientos, sentirse escuchado le permitirá sacar su dolor, será liberador, le ayudará a acomodar sus sentimientos e ideas y sobre todo a transitar esta difícil etapa que atraviesa.

Tal vez el fallecimiento de un ser querido genera un shock, pero debemos tener en cuenta que la vida sigue y que es necesario retomar nuestras actividades, cuidar de nosotros, ahora más que nunca y tratar de continuar aceptando que la persona ya no se encuentra físicamente con nosotros.

Las personas que han pasado esta experiencia reconocen que vivir un proceso de duelo no ha sido fácil, sin embargo,  les ha hecho crecer, madurar, valorar lo que es realmente importante.

Una vez que aceptamos la ausencia de la persona, en ese momento ella vuelve a estar viva para nosotros, la sentimos en nuestro interior, recordamos todo aquello que vivimos, compartimos, ahora ella se encuentra presente en nuestro corazón.

El dolor de la pérdida puede despertar dentro de cada uno valores distintos,  puede ayudarnos a replantear nuestras prioridades: dedicar mayor tiempo a las personas que son importantes para nosotros y que quizá hemos descuidado.

Fuente: Andy Cornejo
TW: andy11_c  
FB: Andy Cornejo
Correo: [email protected]
- Publicidad -

No Te Pierdas: