- Publicidad -

Razones por las que no deberías pedir perdón

- Publicidad -

Noticias en iHeartRadio México

Pedir perdón o disculparte puede ser muy difícil, ya sea por miedo, vergüenza o por tener el “ego herido”, y aunque muchas veces debes hacerlo, lo cierto es que también hay ocasiones en las que no es necesario. 

Ofender con nuestros actos puede ser a propósito o “sin querer”, en esos casos, un perdón es necesario.

Sobre todo cuando sabes que hiciste algo incorrecto o cuando no supiste manejar una situación y alguien resultó herido.

Pero... cuando te tienes que disculpar porque molestas a otros, no por ti, sino por sus propias expectativas, opiniones o pensamientos, debes considerarlo. Te explicamos por qué.

Sentimientos

Tener emociones y sentimientos no debe ser causa por la que debas pedir perdón constantemente, es parte de la maravilla del vivir. Ya sea emociones o sentimientos negativos o positivos.

Por lo que sí deberías de pedir disculpas son los actos provocados por esos sentimientos que pudieran dañar a otra persona, pero jamás por sentirlos.

Mucho menos si es amor, el sentimiento máximo, que no sólo involucra afinidad o química, es también respeto, conexión, libertad y consciencia.

Poner límites

Cuando dices que “no” a una situación que te está dañando, no deberías disculparte por ello, sobre todo si lo haces de forma asertiva y buscando tu bienestar. Decir “no” es saludable, si lo haces a tiempo.

No puedes controlar lo que los demás piensen o hagan cuando marques los límites, no es tu culpa que no los acepten, así que deja de sentir que debes disculparte por ello.

Dedicarte tiempo

Tú mereces un tiempo para ti, para hacer lo que te apasiona, lo que te hace feliz. Así que si te tomas algunos minutos en el día para hacerlo, no deberías pedir pedir perdón por ello.

Ámate, cuídate, organízate y realiza actividades que te hagan feliz, con mucho amor.

Te podría interesar: Proyectar una buena imagen beneficia nuestra autoestima.

Trabajar por lo que deseas

Luchar por lo que quieres, sin hacerle daño a alguien, no debe ser motivo para pedir disculpas. Si lo haces con honestidad y trabajando duro, no tienes por qué sentirte culpable.

Otras personas verán tu esfuerzo y lo minimizarán o se enojarán, pero si sabes que estás actuando con honestidad, que no te importe el qué dirán.

No ser como el otro quiere

Todas las personas tienen expectativas sobre las otras personas, esperando que sean o se comporten de determinada manera. Quizá a ti también te pase, pero la mejor forma de vivir es cambiando lo que no quieres y dejando a los otros.

No serán NUNCA como tú quieres porque lo que tú quieres son sólo expectativas y opiniones. Ama tu momento y ama a los demás por lo que son, no por lo que te gustaría que fueran y no pidas perdón por ser tú.

Pedir ayuda

Si necesitas pedir ayuda, no tienes porqué pedir disculpas. Todos en algún determinado momento la necesitaremos. Eso sí, no puedes obligar a nadie a que te la dé, pero tampoco es motivo de disculpa pedirla.

Ser honesto

Si actúas en tu día a día con honestidad. Diciendo qué te gusta y qué no, tratando a las personas con lo que realmente piensas y sientes, no deberías pedir perdón todo el tiempo.

Ser [email protected] puede no gustarle a alguien más, pero tú debes sentirte [email protected] con serlo, es la mejor forma de ser feliz aceptándote y amando quién eres con honestidad.

Cuéntanos, ¿por qué no pedirías disculpas tú?

**

Te invitamos a escuchar música. ¡Pásala increíble todos los días!

Foto: Krakenimages.com / Depositphotos.com
- Publicidad -

No Te Pierdas: