- Publicidad -

La vida es cíclica: todo está en constante movimiento

- Publicidad -
Angel Ponce
Licenciado en Ciencias de la Comunicación, entusiasta, cinéfilo, amante del rap mexicano y fiel aficionado al fútbol nacional e internacional, fotógrafo amateur de conciertos y entrevistador de talentos emergentes, así como de estrellas consolidadas.

Noticias en iHeartRadio México

La vida es cíclica, después de algo bueno, generalmente viene una dificultad, después de una dificultad llega la calma, todo pasa, todo es temporal, todo cambia: se transforma.

Todo está en constante movimiento, incluidos nosotros, aunque en la mayoría de los casos no estamos conscientes de ello, hasta que el cambio en nuestra vida nos incomoda, nos hace sentir diferentes y tenemos que hacerle frente a las situaciones que se presentan en nuestra vida.

Hacer una pausa en nuestra vida, nos ayuda para analizar las situaciones que vivimos en  y la forma en cómo las enfrentamos.

Es muy importante para nuestro crecimiento espiritual y emocional, valorar  y agradecer lo que vamos aprendiendo en momentos difíciles que nos toca vivir, porque si miramos las dificultades que se nos presentan como oportunidades, podemos afrontarlas con una mentalidad distinta y así podemos crecer internamente.

Quizá en estos últimos meses, algunas personas fallecieron, o la familia creció,  empleos se acabaron, algunas puertas se cerraron,  pero nuevas oportunidades aparecieron donde creíamos que no existían posibilidades, cuentas monetarias se liquidaron,  pero también los costos de las cosas aumentaron,  historias empezaron y otras terminaron.

Lo mejor que nos pueden dejar los momentos difíciles que nos toca enfrentar a lo largo de nuestra vida,  es  la certeza de saber que superamos adversidades, que salimos fortalecidos de situaciones que al principio parecían complicadas.

Cuando se  nos presenta una dificultad, en ese instante no vemos las cosas como son, sino  todo lo contrario, las visualizamos como nos sentimos en ese momento, quizá la situación no es tan crítica, pero exageramos la magnitud, porque se nos presenta de repente, cuando todo está en calma y lo último que imaginamos es que suceda algo que cambie nuestro ritmo de vida y afecte nuestro estado de tranquilidad, rompa nuestra paz y perjudique nuestro ahora.

La vida está llena de ciclos, etapas, de subidas, bajadas, lo más importante es continuar caminando, recorriendo, viviendo.

El cambio en nuestra vida es inevitable y sin embargo, nosotros mismos muchas veces nos ponemos el limitante, inconscientemente hacemos lo posible para que las cosas permanezcan igual, nos estancamos, retrasamos los procesos, los evitamos, no permitimos que las cosas se modifiquen.

El trayecto que andamos nos ayuda para aprender y poder crecer, tenemos en nuestras manos la oportunidad de tomar decisiones, aventurarnos y arriesgarnos y aprovechar el tiempo para realizar aquellos sueños, anhelos propósitos que nos trazamos a principios de años

La falta de crecimiento en nuestra vida significa estancamiento, ser flexible ante los cambios nos ayuda a reprogramar nuestra vida para adaptarnos a las nuevas circunstancias, debemos analizar qué es lo que ha cambiado y qué modificaciones debemos introducir en nuestra conducta para continuar existiendo.

Nos quedan momentos por vivir, personas por conocer, este año ha sido de aprendizaje, hemos superado adversidades, hemos enfrentado  desafíos, pero también descubrimos un potencial interno que no sabíamos que guardábamos dentro de nuestro ser.

Estamos a tiempo reflexionar, cuestionarnos y soltar situaciones, personas, trabajos, reconocer y aceptar  que la vida es cíclica, que las etapas que vivimos a veces tienen que cerrarse para poder seguir caminando más ligeros, libres, abiertos a lo nuevo y aceptando el movimiento para beneficio de nuestra propia transformación.

Fuente: Andy Cornejo
TW: andy11_c  
FB: Andy Cornejo
Correo: [email protected]

 

Encuentra más notas de Andy Cornejo aquí

Imagen: Depositphotos / DimaBaranow

 

- Publicidad -

No Te Pierdas: