Carlos Henrique Raposo estafó durante 26 años al mundo futbol para fichar por lo mejores clubes de Brasil.

(Foto vía: ¡KAISER! THE GREATEST FOOTBALLER NEVER TO PLAY FOOTBALL) 
Brasil es conocido por la samba, por sus bellas playas y sus hermosas mujeres, pero sin duda lo que hace mundialmente conocido a este país es el futbol y sus futbolistas, pues por años la tierra de las caipiriñas le ha regalado al mundo grandes talentos como Péle, Zico, Sócrates, Kaka, Rivaldo, Ronaldinho y Neymar solo por mencionar algunos.
Sin embargo este futbolista brasileño no se hizo famoso por sus regates o por su velocidad sino más bien por su tremenda habilidad para mentir y engañar, pues se vendió a los clubes más importantes de Brasil e incluso llegó al Ajaccio de Francia sin saber jugar al futbol.
¡LE APODARON “KAISER” POR SU PARECIDO FÍSICO CON FRANZ BECKENBAUER!
La labia de Raposo era increíble pues se vendió como uno de los mejores futbolistas que estaba por salir de las favelas, la nueva joya brasileña que ningún equipo quería rechazar.
El “Crack” de la mentira logró engañar a periodistas, directivos, clubes e incluso miembros de la mafia para que creyeran que era un jugador talentoso, algo que solo fue posible en los años 80 por la tremenda falta de información de aquellos tiempos.

¿Cómo evitaba jugar?

Muy simple fingía lesiones durante los entrenamientos y para darle más credibilidad a su actuación el brasileño conseguía recetas médicas de parte de un amigo que era dentista.

“Recuerdo iba a los entrenamientos y a los pocos minutos de los ejercicios, me hacia el lesionado durante veinte días y como en esa época no existía la resonancia magnética, me podía pasar lesionado sin problema”, asegura el “Kaiser” en su documental.

Durante su carrera pasó por más de diez equipos profesionales, desde el Fluminense, Vasco Da Gama y Botafogo, hasta el Ajaccio de Francia y los camoteros del Puebla.

¡NUNCA PUDO METER UN GOL!

La vida del delantero estaba llena de lujos, fiestas, excesos y sexo.

“No jugué, no hice goles, no pateé la pelota. Hubo muchas fiestas, muchas orgías. Mi entrenamiento era el sexo y si este fuera fútbol, yo sería Péle”.

(Foto vía: ¡KAISER! THE GREATEST FOOTBALLER NEVER TO PLAY FOOTBALL) 
La falta de información y la carencia de tecnología hicieron que Carlos Henrique Raposo viviera la vida de un futbolista profesional sin serlo.
Si te intereso la vida de este personaje y quieres saber más de su historia puedes buscar el documental llamado: ¡Kaiser! El mejor futbolista que nunca jugó.