- Publicidad -

Sarcophilus harrisii: El demonio de Tasmania en peligro de extinción por cáncer facial.

- Publicidad -
Angel Ponce
Licenciado en Ciencias de la Comunicación, entusiasta, cinéfilo, amante del rap mexicano y fiel aficionado al fútbol nacional e internacional, fotógrafo amateur de conciertos y entrevistador de talentos emergentes, así como de estrellas consolidadas.

Noticias en iHeartRadio México

Lamentablemente la existencia del carnívoro marsupial más grande del mundo corre un gran peligro.

El famoso “Demonio de Tasmania” vive en la isla de Tasmania, la cual se encuentra al sur de Australia continental. Su tamaño es similar al de un perro pequeño, cuenta con un cuerpo robusto y musculoso y su piel está cubierta por un grueso pelaje de color negro.
Esta especie se caracteriza principalmente por su desagradable olor, por su peculiar grito y por la ferocidad que demuestra cuando se alimenta. Es capaz de cazar a sus propias presas, pero también se alimenta en ocasiones de carroña.
Este “Tierno, adorable y nada agresivo” pequeñín ha padecido desde 1996, una grave enfermedad de tumores faciales, la cual desde entonces se ha encargado de terminar con el 80% de la población de estos ejemplares. Anteriormente se creía que este extraño tipo de cáncer era el responsable de la alarmante disminución de  la población los demonios de Tasmania.

¡DATO!

ESTOS TUMORES LE IMPIDEN AL MARSUPIAL COMER CON REGULARIDAD, LO QUE PROVOCA QUE EL ANIMAL PIERDA FUERZA Y RESISTENCIA POR LA FALTA DE ALIMENTO.  

Hace dos años aproximadamente un grupo de científicos le daba un respiro al mundo, pues aseguraban que la especie había desarrollado una mayor resistencia al cáncer facial.
Sin embargo, un estudio reciente realizado por investigadores de la Universidad de Swansea, en Reino Unido, reveló que este tipo de cáncer es muy agresivo, por lo que podría acabar con la población de estos de estos marsupiales.

¿Cómo se transmite este tipo de cáncer entre los demonios?

El contagio se produce cuando los animales pelean entre si y uno de estos luchadores muerde ferozmente el rostro del otro. Con el paso del tiempo la enfermedad comienza a expandirse en forma de tumores los cuales se ubican en la cara y dentro del hocico del animal, finalmente la enfermedad se apodera de todo el cuerpo y en cuestión de entre seis meses y 24 meses provoca la muerte del demonio.

 ¿Qué hacer para alargar la existencia de estos ejemplares?

Dado a la falta de métodos y remedios eficientes contra la enfermedad los investigadores proponen redistribuir y reducir los grupos de las poblaciones silvestres con el objetivo de hacerlos menos densos y disminuir el número de los ejemplares infectados.
- Publicidad -

No Te Pierdas: