El estudio revela que las ratas juegan por diversión y no por obtener alguna recompensa por parte de sus entrenadores.

Michael Brecht y un grupo de neurocientíficos de la Universidad Humboldt pasaron varias semanas con estos pequeñines en un espacio cerrado de 30 metros cuadros, donde hicieron siete  escondites para las ratas y tres para su maestra Anika Stafanie Reinhold, quién era la encargada de enseñarles las reglas, dichos refugios estaban hechos de cajas transparentes y opacas las cuales les sirvieron a estos tiernos pequeñines para esconderse y divertirse junto a su cuidadora.

Seis ratas machos fueron las elegidas para el experimento y el juego comenzó con una rata dentro de una caja con tapa en esta fase la rata cumple con el rol de “buscador”, por lo que Anika tiene que esconderse y cuando logra encontrar el escondite perfecto abre la caja con un comando a distancia es esta aquí donde la rata entiende que puede saltar en búsqueda de su maestra, pero una de las cosas que más han sorprendido a los científicos es que estos animalitos no lo hacen para obtener alimento a cambio, ya que la única recompensa que reciben son unas palmaditas y cosquillas en su barriguita. Cuando la rata cumple con el rol “ocultarse”, Anika deja la tapa abierta y se agacha a un costado de la caja para que la rata corra a uno de sus siete escondites.

“Muchos científicos piensan que esto es trivial, pero estos son comportamientos muy complejos porque las ratas asumen diferentes roles, siguen reglas e incluso elaboran estrategias sobre dónde esconderse” dice Brecht, mientras que el coautor Konstantin Hartmann dijo para la AFP que “Cuando trabajas mucho con ratas a lo largo de los años, ves cuán inteligentes son estos animales y cuán sociables  pueden ser e incluso así, fue muy sorprendente para nosotros ver lo bien que lo hicieron”
Estos animalitos son sumamente inteligentes y sociales, pero lamentablemente por años se les ha catalogado como inmundos o desagradables por lo que muchas personas los rechazan de manera inmediata al verlos, pero existen múltiples estudios que comprueban que las ratas son amigables y también es importante aclarar que existen diferentes tipos de estos animalitos y los utilizados en este estudio fueron criados en laboratorios por lo que tienen un modo de vida muy diferente al que pueden llegar a tener en las calles, por lo que no te recomendamos que por ningún motivo agarres a alguna que veas en las calles y si este estudio te dejó con ganas de una existen criaderos donde las entrenan y educan para que puedan llevar una vida de mascota y doméstica.
Información vía: BoredPanda

También puedes leer: 

GERA MX CONQUISTA EL PLAZA CON SU LÍRICA HONESTA Y SUS RITMOS ENVOLVENTES