Usa regaderas de bajo consumo, de esta manera ahorrará casi el 60% de consumo de agua.

En el tiempo que esperas a que salga agua caliente, coloca una cubeta para recoger el agua fría y úsala para el inodoro.

Sanitario

Si tienes la posibilidad, utiliza sistemas de control del agua en el inodoro. Otra forma es llenar una botella de arena y colocarla en la cisterna, así ahorrarás litro y medio de agua cada vez que tires la cadena.

Revisa periódicamente que el flotador esté funcionando correctamente, que el agua no se fugue por el rebosadero y que la tapa o cono sellen bien.

Grifos y tuberías

Es muy importante que cierres la llave mientras te lavas los dientes o te afeitas, evita dejar el agua correr.

Revisa constantemente si no hay fugas y repara las tuberías y llaves que goteen en cocinas y baños.

También es importante revisar los empaques de las laves al menos dos veces por año.

Lavadora

Procura utilizar la lavadora con una carga completa, no hagas muchas cargas pequeñas. Intenta separar la ropa y esperar a que se junte una cantidad para evitar desperdiciar agua.

Lee correctamente las instrucciones de tu detergente y suavizante y coloca la medida exacta dependiendo la carga de ropa, esto también te ayudará ahorrar agua al evitar un enjuague de más.

Si lavas a mano, no tires el agua del primer enjuague, te puede servir para remojar otra ropa.

Trastes

Al lavar los trastes, cierra la llave mientras los enjabonas, enjuaga “en grupos”, por ejemplo, primero todos los cubiertos, luego todos los vasos, platos y hasta el final ollas grandes, de esta manera aprovecharás mejor el agua.

Otra recomendación es retirar los restos de comida y grasas antes de lavarlos, así ahorrarás no sólo agua, sino también tiempo.

No arrojes aceites al caño y procura utilizar jabones y limpiadores biodegradables, así evitarás la contaminación de ríos y mares.

Auto

Usa cubetas con agua y no uses la manguera, así controlarás qué tanta agua utilizas.

Jardín y plantas

Revisa que tus aspersores no rieguen en lugares donde no se necesita. Reduce la evaporación del agua regando por la noche o muy temprano, así evitarás que el agua se evapore rápidamente y tus plantas necesiten más agua.

Riega tu jardín con agua de reuso, como la que utilizas para enjuagar ropa o lavar los trastes.

¡Juntos podemos hacer un mundo mejor!