Marcar nuestro cuerpo nos hace diferentes a otras personas, ser auténticos sin duda.

Por mucho tiempo los tatuajes han sido símbolo de algo negativo ante la sociedad, en diversas ocasiones escuchamos frases como: ‘Eres delincuente porque tienes tatuajes’, ‘con esos tatuajes jamás encontrarás empleo’, ‘pareces banca de secundaria’, ‘¿por qué lastimas tu cuerpo?’, pero actualmente portar un tatuaje ya es muy normal.

Los humanos se han tatuado desde siempre, por ejemplo los indígenas hawaianos se tatuaban como símbolo de guerra, de poder espiritual, de pertenencia a un grupo o para evocar entidades del pasado. Cuando los colonizadores llegaron prohibieron los tatuajes que eran creencias de los indígenas, provocando así una crisis de identidad para poderlos controlar.

Otro caso es el de los marineros, ellos usaban los tatuajes para definir su identidad y logros. Se tatuaban una golondrina cuando lograban navegar más de mil millas náuticas, algo muy peligroso en aquel tiempo. Entonces no siempre marcar el cuerpo era malo.

 

En Japón se tatuaba a los criminales en brazos y rostro como castigo, por ello tatuarse estuvo prohibió por mucho tiempo, hoy en día ya no.

Actualmente podemos observar un sin fin de tatuajes de estilos diferentes, toda una mezcla llena de significado para quien los tiene. Sin embargo, existen personas que se arrepienten y deciden borrar su tatuaje.

 

La remoción de los tatuajes es un negocio multimillonario y estos son los países donde más se práctica: India, Japón, E.U.A, Italia, México y Brasil.

La mayoría de las personas están satisfechas con sus tatuajes, y algunas investigaciones afirman que tatuarse es positivo, pues es una forma de crearse a uno mismo, aumenta el autoestima y ayuda a aceptar nuestro cuerpo.

Con todo esto, ¿se animan a tatuarse?

via GIPHY